Feminismo ayer y hoy

feminismo

El término “feminismo” sigue hoy en día siendo visto como algo negativo, algo radical. Este juicio procede de la ignorancia que está instalada en nuestra sociedad, en la que se teme a lo desconocido y es mejor criticar algo antes de informarse sobre ello. El feminismo busca la igualdad social, jurídica y económica entre hombres y mujeres. Aunque han pasado 100 años desde que las sufragistas lucharan para conseguir la igualdad a la hora de votar, todavía queda un largo camino que recorrer.

Las mismas actrices de la película Sufragistas admiten que han sido juzgadas por considerarse feministas. Carey Mulligan, Maud Watts en la película, lo explica y habla sobre cómo ser feminista en un vídeo para la revista ELLE UK. Meryl Streep, que interpreta a la líder sufragista Emmeline Pankhurst, prefiere denominarse “humanista”, ya que quiere que sus acciones definan quién es y qué es lo que apoya, no solo las palabras. Trabaja para que exista un equilibrio de género en la toma de decisiones, tanto en empresas, gobiernos, o en la misma Iglesia Católica. El Vaticano es uno de los países donde las mujeres no pueden votar, ya que este derecho se reserva a los cardenales, que, por orden católica, deben ser hombres. Es ya conocido el gesto de apoyo que realizó en la ceremonia de los Oscars de 2015 cuando la actriz Patricia Arquette mencionó la diferencia salarial entre hombres y mujeres al recoger su premio.

maxresdefault

En la mayoría de países las mujeres podemos ejercer nuestro derecho al voto, pero el machismo y el sexismo siguen arraigados de muchas formas en la sociedad actual. Existe una brecha salarial por la cual las mujeres cobramos de media un 16% menos que los hombres por el mismo trabajo. Al año en España mueren unas 40 mujeres por violencia de género. Cada ocho horas se produce una violación que, en la mayoría de los casos, no se llega a denunciar por miedo al trato que reciben las mujeres, culpándolas de ser las causantes de la agresión sexual. Las mujeres son esclavas de un tipo de cuerpo o color de piel, sintiéndose discriminadas por no cumplir los estereotipos de mujer bella y femenina. El machismo incluso está en el vocabulario y en el imaginario social. La importancia de estos hechos reside en la educación que se da tanto a niñas como a niños. No se debe enseñar a las niñas a defenderse o a no ir solas por la calle de noche, sino que se debe educar a los niños en el respeto.

En Túnez, los hijos heredan el doble que las hijas. En Yemen, una mujer necesita el permiso de su marido para salir de casa. En Rusia, las mujeres tienen prohibido el empleo en 456 tipos de trabajos diferentes. En Chile, la propiedad de la mujer es controlada por su marido una vez que se casan. Por estas razones es importante el feminismo, la igualdad entre hombres y mujeres.

s

La película Sufragistas no se ha quedado como mera producción audiovisual, sino que anima a las personas a realizar un cambio en la sociedad. En la página web (sufragettethemovie.com) hay opciones para colaborar a la causa. A través de la pestaña Do something (“Haz algo”) se puede donar dinero a asociaciones como AAUW, que ayuda a la equidad de mujeres y niñas a través de la defensa, la educación, la filantropía y la investigación; Equality Now, que aboga por los derechos de mujeres y niñas en todo el mundo; Geena Davis Institute, organización que se basa en la investigación de medios de comunicación para educar e influenciar el cambio, el equilibrio entre géneros, reducir los estereotipos y crear diversidad entre los personajes femeninos del mundo del entretenimiento; o League of Women Voters of Los Angeles, una organización política que anima a la información y la participación activa de las mujeres en el gobierno.

Otra pestaña es la de Share something (“Comparte algo”) que se basa en la creación de hashtags de Twitter e Instagram como #HopeForOurDaughters (“Esperanza para nuestras hijas”) o #FightsNotOver (“La lucha no ha acabado”), a través de los cuales todo el mundo puede sumarse al cambio proporcionando sus propias ideas. También se puede ver todo tipo de propaganda, con carteles que abogan por la mejora de la situación de las mujeres y la participación activa en esta. Estos carteles están disponibles para ser descargados y para ser compartidos en redes sociales.

El día 7 de octubre de 2015, en la premiere de la película, un grupo de activistas de la asociación Sisters Uncut se manifestaron a las puertas del cine Odeon para protestar por los recortes en los servicios de ayuda a la violencia doméstica. Las manifestantes se presentaron con pancartas en las que se leía Dead women can’t vote” (“Las mujeres muertas no pueden votar”) y We are sufragettes (“Somos sufragistas”), e incluso llegaron a tumbarse en la alfombra roja ante la mirada de las actrices que se encontraban posando para los fotógrafos y firmando autógrafos. Las actrices estuvieron de acuerdo en que era la respuesta perfecta a la película y que era maravilloso que el movimiento sufragista estuviese vivo hoy en día. De esta forma las activistas del siglo XXI emularon a aquellas mujeres que hace 100 años se cansaron de la lucha pacífica y pasaron a la acción mediante protestas violentas con el fin de ser oídas.

Almudena Alfaro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s