Por qué unirnos para luchar: una entrevista con Cristina Andreu Cuevas

cristina_andreu-1-458x458Cristina Andreu ha trabajado como directora y guionista en obras como Brumal, por la que fue nominada al Goya a la Mejor Dirección Novel. Es directora de uno de los cuatro episodios del largometraje Delirios de Amor, protagonizada por Fernando Fernán-Gómez y Rosario Flores.

Durante los años 2013 y 2014 residió en Palestina para dirigir el corto documental Bernarda Alba en Palestina, seleccionado en numerosos festivales nacionales e internacionales.

También ha trabajado en televisión y ha escrito el libro sobre Isabel Coixet Una mujer bajo la influencia, además de ser profesora en la Escuela de Cine y TV de la Universidad Veritas, en Costa Rica.

Actualmente, Cristina es vicepresidenta de CIMA, la Asociación de Mujeres del Audiovisual. Hemos tenido la suerte de charlar con ella para que nos cuente su perspectiva de la mujer en el cine desde su experiencia.

¿Qué es CIMA y cuál es su objetivo?

CIMA es la Asociación de Mujeres Cineastas y de los Medios Audiovisuales y su objetivo es que tengan las mismas oportunidades de trabajar en el audiovisual que los hombres, porque hemos detectado que realmente para las mujeres es mucho más difícil. Por eso, nosotras luchamos para que haya igualdad en ese aspecto.

¿De dónde nace la idea de agruparse en una asociación?

Hace diez años, un grupo de directoras (Isabel Coixet, Icíar Bollaín, Inés Paris, Patricia Ferreira, entre otras) empezamos a ver que había un problema. Comenzamos a ver las películas que se estrenaban durante el año y los efectivos que había en las televisiones y nos dimos cuenta de que la presencia de la mujer era muy baja.

Entonces hicimos un estudio y nos dimos cuenta de que la situación era real. No me acuerdo muy bien de los datos ahora, pero estaba en torno al 12-15% el porcentaje de mujeres en el entorno audiovisual.

¿Han lanzado algún proyecto o evento importante?

Hemos lanzado muchísimos. Por ejemplo, en el pasado hicimos un Encuentro Iberoamericano con mujeres de toda Iberoamérica. En el 2010 realizamos un encuentro europeo en Santiago de Compostela, donde nos unimos 150 mujeres de toda Europa y encontramos que el problema no era solo español, sino en los demás países europeos.

En ese encuentro se llegó a unas conclusiones y, a raíz de eso, hicimos una carta conjunta que se puede encontrar en la web de CIMA donde hacemos una serie de peticiones para la mujer en el audiovisual.

Cuando pensamos en cine, se nos ocurren muchos nombres masculinos, pero pocos femeninos ¿Por qué ese intento de silenciar a la mujer?

Mira, ayer estuve en la Academia de Cine con Bárbara Zecchi, italiana de origen, que trabaja como profesora en Massachusetts y que ha hecho un video ensayo sobre las pioneras del cine. Cuando empezó el cine había muchas mujeres, casi tanto como hombres, y están completamente silenciadas. Nadie hablaba, se intentó que la mirada no recayese en la mujer, posar la mirada en otro punto para que se olvidase.

Y, hoy en día, hay un montón de pioneras y de mujeres que empezaron a hacer cine y que no se estudia nada de ellas, no salen en los libros. Están silenciadas y no pueden hacer nada.

Hoy en día, desde tu experiencia, ¿es difícil hacerse un lugar en el cine siendo mujer?

Mucho. Ahora mismo, en los últimos estudios que ha hecho CIMA, podemos ver que prácticamente no ha subido la visibilidad  de la mujer en el cine tras diez años, seguimos siendo un 19%. Y no puede ser. Somos el 50% de la humanidad, la mitad de la población de España, y solo hay un 19% de mujeres directoras. Es increíble.

También tiene que haber una voluntad por ver esta discriminación, tanto en educación y en cultura como en las políticas de la industria. Porque tú ves las películas que se acaban de estrenar y, ya no es solo que estén dirigidas por hombres, sino que la presencia de la mujer es prácticamente inexistente.

Eso me lleva a la siguiente pregunta: ¿Sigue el estereotipo de mujer objeto en las películas?

Totalmente. Las mujeres solo aparecen como madres, novias y poco más. ¿Sabes lo que es el test de Bechdel?

Si, lo conozco.

Bueno, pues analiza las películas españolas estrenadas últimamente. Yo creo que prácticamente ninguna lo cumple. Y eso que es algo muy sencillo: se pide que haya dos mujeres, que hablen entre ellas y que tengan un nombre. Y eso no ocurre.

Y si no ocurre en España, imagínate en Hollywood.

Nosotras no pretendemos ganar todos los premios, ese no es el objetivo. Ganará la película buena. Pero que nos incluyan en este medio, no que nos excluyan, como han hecho con el jurado femenino en los premios Iris. ¿Vosotras cuántos años tenéis?

Tenemos veinte

Pues eso. Es simplemente intentar mejorar la situación para que por lo menos vosotras, que sois jóvenes, podáis trabajar en igualdad.

Mis compañeras y yo estudiamos, junto con Periodismo, la carrera de Comunicación Audiovisual. Como futuras productoras de contenido audiovisual, ¿qué podemos hacer para cambiar esta desigualdad?

La verdad es que es muy difícil, muy difícil, porque hay que estar unidas en esto, denunciar lo que ocurre, porque os vais a encontrar muchísimas piedras por el camino. Por ejemplo, Isabel Coixet siempre dice que las mujeres estamos subiendo la montaña con tacones y con falda. Por eso nos cuesta muchísimo más llegar arriba. La montaña es la misma para todos, pero desde luego los obstáculos son demasiados para nosotras.

Por lo tanto, lo importante es la perseverancia, seguir, aunque sea un paso para delante y otro para detrás.

Y cómo espectadores, ¿podemos hacer algo?

Bueno, yo ayer estaba cenando con una amiga y decidimos que íbamos a ir cada semana a ver una película dirigida por mujeres. Así, con alternativas como estas podemos hacer un cambio.

 

Posdata

Poco después de terminar la entrevista, Cristina me mandó un correo con el estudio que desarrolló CIMA sobre la representatividad de la mujer en el cine. Y los resultados son realmente desoladores: de los miles de películas que se analizaron, muy pocas son dirigidas por mujeres, y ya ni hablamos de guionistas. Pero lo peor es en el género de animación: ninguna mujer. Por eso es necesario cambiar las cosas.

A continuación dejo la tabla general para reflexionar sobre la situación.

Soledad Castilla

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s