Crónica: roles patriarcales en los makeover shows en antena

El pasado lunes 21 de noviembre parte del equipo de Women on Movies asistimos a las VIII Jornadas de la Violencia de Género organizadas por la Unidad de Igualdad de la Universidad Carlos III de Madrid. Durante toda la semana se han celebrado charlas y actividades relacionadas con esta lacra social.

iwVWCmH_.jpg

En el primer bloque de la jornada del lunes se llevaron a cabo dos presentaciones. La primera correspondía a la campaña de Atresmedia “Tolerancia Cero”, que visibiliza la violencia de género y ayuda a las víctimas a través de diferentes servicios y spots realizados para diferentes formatos (cuñas de radio, televisión). La presentación estuvo a cargo de Joana Jiménez, coordinadora de RSC online de Atresmedia, que nos explicó la organización de la campaña e inició un debate posterior.

La segunda presentación fue realizada por Natalia Martínez, profesora de Comunicación Audiovisual en la Universidad Carlos III de Madrid y coordinadora del Máster en Guion de Cine y Televisión UC3M/ALMA, que expuso su estudio llamado Y todos me miran: análisis con perspectiva de género de los makeover shows en antena. En él analizaba varios casos de estudio como  son los programas ¿Quién quiere casarse con mi hijo?, Cámbiame o Mujeres, hombres y viceversa, para mostrar cómo las representaciones femeninas y masculinas de estos realitys articulan un discurso misógino y de enaltecimiento de los valores patriarcales.

La exposición comenzó con la moderadora, Andrea Morán, becaria en investigación del departamento de Periodismo y Comunicación Audiovisual, dándonos a conocer brevemente la trayectoria de Natalia Martínez, experta en estudios de género. Natalia explicó que la investigación era un trabajo en progreso realizado junto con su compañera Paula Illera.

Su estudio sirve para identificar la violencia de género en los medios de comunicación, y cómo estos banalizan el tema e incluso le quitan credibilidad. Los medios de comunicación son agentes de socialización, creadores de opinión pública, pero tienen su parte positiva y su parte negativa.

Parte positiva:

  • Son guardianes de la libertad
  • Crean un discurso plural

Parte negativa:

  • Representan el cuarto poder
  • Posponen pautas de comportamiento

cxyfmjxxuaarbdl

La violencia simbólica contribuye a reproducir la violencia contra las mujeres mediante la sublimación de estereotipos y roles de género. Se tolera porque es invisible, y se manifiesta en los micromachismos. Las violencias “no visibles”, como las denomina el sociólogo Pierre Bourdieu, recurren a mecanismos inconscientes.

Tras esta introducción de definiciones y términos, Natalia pasó al caso de estudio principal, el híbrido de dating show y docu-game ¿Quién quiere casarse conmigo? En este vemos cómo el centro del discurso se basa en las mujeres, que son puestas en “escaparate” al ser 10 pretendientas de las cuales una saldrá elegida por el concursante varón. También se pueden analizar las imágenes femeninas y masculinas que se dan y que responden a discursos misóginos y al enaltecimiento de valores patriarcales.

En los medios de comunicación las mujeres sufren infrarrepresentación y estereotipificación. La representación mediática no es equiparable a la representación real. En este reality show hay dos grupos de estereotipos: los generados por el propio programa y los asimilados por las mujeres y reproducidos en sus comportamientos.

Además, el programa rompe el pacto de solidaridad femenina y establece una relación de rivalidad entre la madre y las pretendientas. Las mujeres no tienen poder de decisión ni de control, ya que este recae sobre el hombre, y se genera una tensión entre ellas que hace que mantengan conflictos continuos. Mientras esto ocurre, los varones aparecen apartados de las peleas porque se presentan como ganadores que se llevarán a la chica como trofeo.

Los cuerpos femeninos son representados como objetos de deseo y las mujeres están sometidas a la tiranía estética. Todos estos ejemplos de comportamientos patriarcales en programas de gran éxito y audiencia fueron ilustrados con vídeos ejemplo del propio programa.

kxp3cSXC.jpg

El segundo caso de estudio es el del makeover show Cámbiame, en el cual se busca empoderar a las mujeres y aumentar su autoestima con un cambio de imagen, pero sin embargo se les exige entrar dentro de unos cánones normativos. En el episodio que escogió Natalia Martínez como ejemplo, la chica que quería realizar el cambio había sufrido violencia de género. Desde el principio se pretende crear el estereotipo de que todas las víctimas suelen ser de clase baja y sin estudios. También se favorece la imagen de la culpabilidad de las víctimas, y no al revés, así como se alimenta el mito del amor romántico, justificando las acciones de los maltratadores. Por tanto, hay una contradicción de mensajes.

Otro ejemplo, Mujeres, hombres y viceversa, muestra cómo los concursantes tienen permitido espiar los móviles a otros. Los celos son el motor del programa y existe mucha rivalidad entre mujeres. Ofrece una imagen del hombre como racional y sensato, y de las mujeres como irracionales, desempoderadas, y de bajo nivel intelectual.

UWGj4PWG.jpg

Para terminar el estudio, Natalia realizó un pequeño resumen de la evolución del tratamiento televisivo dado a la violencia simbólica en los últimos 20 años. En definitiva, en los medios de comunicación las mujeres son culpabilizadas, mientras que los hombres son las víctimas porque están enfermos. Se frivolizan los testimonios al exponerse en un contexto no adecuado. Existe una ausencia de legitimidad de las víctimas y se busca el sensacionalismo. Los formatos televisivos actuales perpetúan los más rancios roles patriarcales.

Después de la interesante presentación, se abrió un turno de preguntas y un debate en el cual no faltó la polémica y las opiniones opuestas. El momento álgido se produjo cuando un miembro de la audiencia propuso que se hiciese el estudio desde la perspectiva de la violencia contra el hombre, a lo que la mayoría de la sala respondió no de buen agrado.  En ciertos momentos la moderadora tuvo que poner orden y pedir que respetaran los turnos de palabra.

no-solo-duelen-los-golpesNatalia repuso que parecía haber una falta de conocimiento en cuanto a ciertos conceptos relacionados con el feminismo y recomendó el libro Feminismo para principiantes de Nuria Varela. Una de las asistentes a la charla mencionó a Pamela Palenciano, una mujer superviviente de malos tratos que, a través de su monólogo No solo duelen los golpes, cuenta lo que vivió como víctima de la violencia de género con un toque de humor.

Imagen de canvis.net

En última estancia y para cerrar la charla, Joana Jiménez, que había expuesto en la presentación anterior la campaña “Tolerancia Cero” de Atresmedia, quiso intervenir, como experta en medios de comunicación: “son las cadenas las que ofrecen este contenido a los determinados targets o la audiencia recibe todo lo que se le ofrece sin juzgar ni opinar? ¿Es una cuestión de oferta o demanda?”.

Cx27HsdWgAAaTLt.jpgComo las anteriores siete ediciones de las Jornadas de la Violencia de Género de la UC3M, esta semana fue un éxito, con gran asistencia de alumnos y profesores interesados en el tema, y sobre todo una gran participación. Si vives cerca del campus de Getafe, puedes acercarte al hall del Edificio Concepción Arenal para ver la exposición de carteles del Concurso contra la Violencia de Género realizado por la Unidad de Igualdad de la Universidad Carlos III.

NI UNA MÁS

Almudena Alfaro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s