La “sexualización” femenina en los carteles de cine

La industria cinematográfica utiliza diferentes técnicas publicitarias para vender sus productos, entre las que destaca la divulgación de carteles. El problema viene cuando estos son reflejo de la opresión que llevan sufriendo las mujeres durante siglos, relegándolas a un segundo plano y reduciendo su valor únicamente a parecer objetos sexuales que resulten apetecibles a los hombres.

Los carteles de cine han sido utilizados desde las primeras proyecciones cinematográficas. En Francia, los hermanos Lumière ya los usaron en sus primeras exhlumiereibiciones, confiando este trabajo a artistas como Henri Brispot, Abel Trucheet o Auzolle. En los primeros años del siglo XX, algunos productores y exhibidores como Pathé o Gaumont encargaban carteles tanto a creadores conocidos como a discretos artesanos gráficos. Mientras que en Hollywood cada productora tenía su propio estilo, en Europa se observaban influencias del Art Nouveau.

mata-hari

Finalmente, a partir de los años veinte, empezó la tendencia que dura hasta nuestros días de que en los carteles de cine aparezcan las estrellas de la película (star-system). Ya Griffith, uno de los padres del cine de ficción, se dio cuenta de la fascinación que producían las estrellas de la gran pantalla en el público, por lo que cuando fundó la compañía United Artists, ya contaba con los servicios de los actores y actrices más cotizados del momento.

Fue en este momento cuando la idea de la feminidad empezó a cambiar. El papel que llevó a cabo la población femenina en la segunda guerra mundial, el comienzo de su independencia económica y la paulatina consecución de algunas libertades por parte de las mujeres hizo que la imagen bondadosa e inocente de “ángel del hogar” fuera desvaneciéndose y diera paso a la aparición de la mujer moderna.

La imagen de la femme fatale emergió a principios de la década de 1910, mostrando una nueva estética femenina con algunas influencias del arte pictórico y literario del momento. En ella se enaltecía la figura de una mujer malvada de indomable sensualidad, que tiene su origen en la actriz danesa Asta Nielsen, que desde el cine mudo consolidó la faceta sensual de la mujer con sus seductoras expresiones, su forma de ser y su peculiar modo de coquetear con el género masculino.

A pesar de que el mensaje que transmitía esta nueva imagen femenina consistía en mostrar a las mujeres que podían disfrutar libremente de su cuerpo y de su propia sexualidad, la industria de Hollywood acabó explotando el carácter sensual y voluptuoso de la mujer. Esto se debe a que se concibió la imagen de la femme fatale como una manifestación expresa de la lujuria hacia el género femenino. De esta manera, la mujer era apartada en la gran pantalla de características como la independencia, la libertad y la inteligencia.

Así, apareció una representación cultural que fue penetrando en las mentalidades de las mujeres, especialmente las jóvenes. La gran mayoría de las mujeres que aparecían en la gran pantalla eran personajes inventados, creados para realizar un papel determinado en la película, que sin embargo, respondían a las necesidades y expectativas que el colectivo femenino reclamaba en este nuevo contexto de la modernidad.

No obstante, los personajes femeninos no acabaron de desprenderse de desayuno-con-diamantesla idealidad de la “feminidad exquisita”, ya que seguían ligadas a la idea de “maternidad social” que evitaba que se despojaran por completo de la categoría que había establecido para ellas el discurso patriarcal.

De esta manera, las actrices no eran solamente veneradas por su carácter y personalidad, sino sobre todo por su físico, sometido a un duro régimen que las obligaba a que ofrecieran un físico impecable. Esto se puede apreciar en los carteles cinematográficos, donde las imágenes de mujeres idílicas con posturas imposibles abundan en la cartelera hollywoodiense.

Otra forma de representación de las mujeres en los carteles de cine de la época del star-system es bajo la protección de un hombre o subordinadas a él.

zorrodeep-waterslo-que-el-viento-se-llevo

1940                                                  1948                                       1939

Aunque el star-system duró hasta los años 50, hoy en día persisten sus secuelas. El uso de este término derivó en la utilización de la estrategia que consiste en usar actores conocidos para atraer al público, en ámbitos como la televisión o la música, para garantizar el éxito de una película. Y cómo no, también ha persistido la idea de mostrar en el cine a la mujer valorándola principalmente por su físico y como un objeto que los hombres pueden manejar a su antojo. Esto lo podemos apreciar en los carteles de algunas películas de años posteriores al fin oficial del star-system:

las-ibericas

Las ibéricas F.C. (1971): Esta película española está protagonizada por un equipo de fútbol femenino que, más que por sus habilidades deportivas, destaca por su constitución física. Es una manera de transmitir sin palabras que “el fútbol es cosa de hombres”.

 

007

 

Agente 007 contra el Dr. No (1962): fue la primera película de la saga James Bond y su cartel es un claro ejemplo de la utilización de la figura de la mujer como objeto de deseo, usándola como si fuera un mero pasatiempo para hacer de él un “rompecorazones”.

marilyn

Cómo casarse con un millonario (1953): en esta película, como en muchas otras, Marilyn Monroe realiza el papel de mujer “cazafortunas”. En su cartel se puede apreciar la gran importancia que se le da al físico de las mujeres, considerando que gracias a este, las mujeres pueden acceder a una vida mejor y con más lujos.

una-novia-para-dos

Una novia para dos (2008): aquí podemos ver la típica historia del hombre seductor que se pelea con otro hombre por su presa (la mujer), algo muy extendido en el mundo del cine y que no deja de difundir la idea de tratar a la mujer como si fuera un objeto, un simple accesorio bonito.

jennifers-body

Jennifer’s body (2008): la protagonista de esta película es una estudiante, algo sorprendente, ya que este papel no se corresponde con la imagen que podemos ver en el cartel. En él aparece una chica mucho más mayor que cualquiera de los alumnos de un instituto, vestida con prendas cortas y con una postura insinuante. Si a esto le sumamos que este personaje se dedica en la película a matar a sus pretendientes, obtenemos como conclusión que se trata de una ficción que transmite valores negativos encarnados en un personaje femenino, además de utilizar a la mujer como objeto sexual.

luna-nueva

Luna nueva (2009): esta película pertenece a una saga que ha sido muy criticada alegando la sumisión que presenta la protagonista hacia el personaje de Edward Cullen. Centrándonos más en el cartel se puede observar cómo en la imagen central, el personaje femenino se encuentra en actitud sumisa. Por el contrario, el personaje masculino muestra una imaen de hombre fuerte, protector, e incluso posesivo, con respecto a la protagonista.

Mucho más impactantes son los carteles de otras películas (que tristemente no son un número reducido) que suponen el colmo de mostrar a las mujeres como objetos, ya que en ellos los personajes femeninos ni siquiera aparecen con cabeza.

los-infieles

 Los infieles (2012)

pelis

Showgirls (1995)                 The comebacks (2007)     John Tucker must die (2006)

le-divorce Le Divorce (2003)

Ante esta realidad, a iniciativa de María Belsky (cómica, música y escritora) se creó “The headless women project”, El proyecto de las mujeres sin cabeza en español. La idea comenzó con la creación de su cuenta de Tumblr, en la que publican carteles de películas donde aparecen mujeres “decapitadas” con el objetivo de denunciar el trato denigrante que está sufriendo la mujer gracias a la imagen que Hollywood ofrece de ella.

Tal y como afirman en su presentación: “decapitando a las mujeres o fragmentando su cuerpo en partes sexuales descontextualizadas, llegan a ser incuestionablemente objetos pasivos ante la mirada masculina. La cuestión del consentimiento femenino está completamente eliminada junto a su cabeza, y su propósito se convierte solamente en ser observadas por los hombres obedientemente. Su valor se reduce únicamente a ser sexualmente apetecibles para los hombres y no a su persona.”

Como conclusión, la industria cinematográfica de Hollywood ha basado su publicidad en la “compra-venta” de la mujer, intentando atraer así a un mayor público. La consecuencia directa de esta estrategia ha supuesto que las mujeres sean representadas de forma humillante, porque no hay nada más degradante que el hecho de que a un ser humano le sea retirada su condición de persona, y sobre todo, que esto sea realizado por otro ser humano. Es importante tomar conciencia de la gravedad de esta situación, ya que el cine tiene un gran impacto en la sociedad y provoca que aún en el día a día no se haya superado esta situación de desigualdad entre hombres y mujeres.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s